Las lesiones más comunes al practicar algún deporte

Si ya practicas algún deporte o quieres comenzar a practicar uno, es esencial que antes de tu próxima práctica, conozcas las heridas y lesiones más comunes al momento de practicar algún deporte, ya que de esta manera con el conocimiento como guía podrás evitar lastimarte o en el inevitable caso que te times sabrás reaccionar de la manera correcta evitando que una herida sanable llegue a algo peor.

Las heridas al momento de realizar algún deporte no son algo tan ligero como un chupeton de una novia/novio en el cual simplemente puedes ingresar “como eliminar chupetones del cuello” en el motor de búsqueda y obtendrás una respuesta rápida y sencilla en un segundo. Las heridas deportivas dependiendo de su causa pueden tardar entre días y a veces meses en sanar por eso siempre tenemos que ser precavidos y en este artículo te daremos  conocer sobre los métodos de primeros auxilios para evitar lastimarte gravemente.

Fascitis plantar

Esta condición  con un extraño nombre es  dolorosa ya que las personas que sufren de esto sienten un dolor muy agudo con cada paso que dan. La Fascitis plantar ocurre cuando  el tendón que corre a lo largo del arco del pie se tensa produciendo grandes molestias.

Normalmente esta dolencia es sufrida por personas que  corren o trotan junto a tener  pies naturalmente planos o usar calzado no destinado para estas actividades, otros factores que aumentan la probabilidad de sufrir de esta enfermedad son la obesidad, trauma o simplemente pasar mucho tiempo de pie por el simple hecho de que estas condiciones colaboran con el tensado del pie ya sea por la posición o por el peso aplicado.

Para recuperarse de esta condición se recomienda pasar el arco de los pies sobre una botella de agua fría, usar medias más gruesas y practicar estiramientos frecuentemente.

Esguince de tobillo

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes que puede sufrir alguien que practique deporte, el esguince es la lesión de los tejidos blandos, comúnmente los ligamentos del tobillo cuando se da una vuelta brusca durante una actividad física como por ejemplo  caer de forma incorrecta o perder el equilibrio mientras se corre.

La mejor forma para recuperarse de esta lesión es simplemente descansar, ponerse hielo en la parte inflamada y mantener el pie elevado. Una vez que sientas que el dolor ha disminuido  puedes comenzar tu proceso de recuperación usando una  bicicleta estacionaria y gradualmente puedes implementar otros ejercicios ligeros. Tienes que recordar que si no dejas sanar a tu tobillo completamente antes de volver a practicar un deporte sufres el riesgo de tener otro esguince aún más severo.

Bursitis de la cadera

La palabra bursitis viene de “Bursa” que en latín significa bolsa, una Bursa es el saco de fluidos que se encuentra entre los músculos, tendones, huesos y articulaciones; sirve para que estos a parte e encontrarse en un espacio más cómodo puedan moverse con mayor facilidad en la vida cotidiana, la bursitis es sencillamente la inflamación de ese saco de fluidos que se encuentra en la cadera.

La bursitis normalmente es causada debido a golpes de alto impacto en la cadera, ya sea por el uso excesivo de esta o sencillamente por haber tenido mala suerte y haber adquirido un golpe, los jóvenes que practican deportes tienen propensión a contraer la enfermedad. Un consejo de rehabilitación puede ser de mejorar la fuerza y la coordinación en los músculos de las nalgas y las caderas ya que esto disminuye la fricción que se causa con la bolsa.

Leave a Reply